Bolaños de Calatrava

Población situada en la cuenca de un pequeño afluente del Guadiana, el arroyo Pellejero en la que se ha documentado la presencia del hombre desde época romana. Fue un importante cruce de caminos donde confluían las calzadas de Toledo a Córdoba y Mérida a Zaragoza, aunque su historia está íntimamente ligada al castillo de doña Berenguela o de san Fernando, por atribuirle la tradición popular ser el lugar de nacimiento del rey Fernando III El Santo. El castillo es una fortaleza árabe construida entre los siglos X y XI de planta cuadrangular con torres en cada esquina que reforzaban y defendían la muralla perimetral. El recinto está completamente almenado y rodeado de un foso excavado en la roca. En su interior existen restos árabes: unos baños, aljibes y muros de anteriores estancias. Posee dos torres, la del Homenaje, con ventanas geminadas en sus laterales y  mazmorra en la parte inferior y la torre Prieta de la que solo se conserva una pequeña parte; el castillo alberga un amplio patio de armas que incluso se llegó a utilizar como plaza de toros. La fortaleza fue edificada para custodiar la vía militar de  Toledo a Córdoba. En 1229, tras la Reconquista cristiana, fue donado por doña Berenguela a la Orden de Calatrava, que lo convirtió en la sede de la Encomienda de Bolaños. En 1520 se reparó para combatir el levantamiento comunero. En el siglo XIX, se subastó al haber desaparecido la encomienda de Bolaños y pasó a manos privadas.

Destaca en la plaza la iglesia parroquial de San Felipe y Santiago de finales del siglo XVI, de estilo renacentista, con una sola nave con cabecera poligonal que se cubre con bóvedas estrelladas, tiene cuatro capillas laterales añadidas posteriormente de las que cabe destacar el baptisterio, que está a los pies de la nave y que se cubre con una bóveda de ladrillo. Es de admirar la pila bautismal del siglo XVI, decorada con el escudo de la villa labrado y que ha sido colocada al pie del presbiterio. Del siglo XVII es un calvario pintado al fresco sobre la hornacina de San José. En el exterior destaca la fachada, con un rosetón abocinado de ladrillo de barro cocido, y la portada, de arco de medio punto, realizada en piedra caliza con dos medallones en los que aparecen la cruz de Calatrava con dos eslabones a los pies y las llaves de San Pedro puestas en aspa.

La ermita de San Cosme y San Damián o del Cristo de la Columna, cercana al castillo, tiene una sola nave y planta de cruz latina. La portada de piedra caliza y arco de medio punto tiene una puerta con dos hojas de madera con casetones datados del siglo XVII. En su interior, hemos de destacar el retablo barroco en cuya hornacina central podemos contemplar la imagen del Cristo de la Columna, patrón de la localidad. En las calles laterales del retablo están las imágenes esculpidas de San Cosme y San Damián. Las paredes de la nave están decoradas con restos de pinturas góticas recientemente descubiertas y en proceso de restauración. La ermita de Nuestra Señora del Monte, construida a base de ladrillo enlucido y cal: la nave es de planta rectangular y se cubre con una bóveda de cañón decorada con pinturas de las cruces de las órdenes militares de Montesa, San Juan y Santiago. El presbiterio es de planta rectangular con bóveda de arista. Está decorada con un medallón en el que aparece pintada la cruz de la Orden de Calatrava.

Conserva algunas casas particulares de los siglos XVII, XVIII y XIX de cierto interés y gran valor ambiental, claros exponentes de la arquitectura popular manchega conocidas como la casa de Sancha López del Peral o la denominada de los Coca, con un bello escudo de mármol sobre la portada

La Semana Santa de Bolaños está enmarcada dentro de la Ruta de la Pasión Calatrava, declarada Fiesta de Interés Turístico Regional. Dentro de los diferentes actos podemos destacar “El Prendimiento”, que se celebra el Jueves Santo por la tarde. En este acto los Armaos y la Hermandad de Jesús de Nazareno representan cómo prenden a Jesús en el huerto de los olivos. La procesión de El Paso que se realiza el Viernes Santo por la mañana y en la que se canta la sentencia de Jesús y La Caída que se celebra el Sábado Santo por la mañana y en la que los Armaos representan el momento de la Resurrección de Jesús y a continuación realizan el Caracol y la Estrella en movimiento.