El Viso del Marqués

Una población realmente sorprendente por su patrimonio y que no podemos dejar de visitar. Fue una importante zona de paso durante la Reconquista y aldea fronteriza. Originariamente su nombre era Viso de El Puerto Muradal, donde el 1157 murió Alfonso VII a su regreso de la campaña de Almería y aquí tuvo su señorío don Álvaro de Bazán, primer marqués de Santa Cruz.

La plaza de Pradillo es el centro de la población y en ella encontramos la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción, gótico decadente, en el interior de una nave en una de las paredes llama la atención un cocodrilo disecado de 5 m, conocido como el lagarto del Viso; albergaba una tabla de la escuela flamenca que representa el Calvario, aquí se encuentra enterrado don Álvaro de Bazán. Al exterior muestra dos interesantes portadas muy decoradas.

El palacio del Marqués de Santa Cruz es un magnífico ejemplo de palacio renacentista italianizante construido entre 1562 y 1588. Declarado Monumento Nacional en 1931 y arrendado a la Armada Española en 1948 por el simbólico precio de una peseta al año, para sede del Archivo Histórico General de la Marina.

La fachada es de gran sobriedad y contrasta con la riqueza del interior. El patio, las escaleras, los salones, todo decorado con pinturas al fresco de estilo manierista y que exaltan las empresas militares del gran Almirante y sus antepasados y fueron pintadas por Cesare Arbasía y los hermanos Juan Bautista y Esteban Perolli. En el muro que da al jardín se encuentran empotrados los bustos sepulcrales de don Alonso de Bazán, segundo Marqués de Santa Cruz y su esposa María de Figueroa, barrocos del primer tercio del siglo XVII.

Cuenta  El Viso con un museo de Ciencias Naturales con una gran colección de fósiles de diferentes eras geológicas una colección de minerales, de zoología y de botánica. Es muy interesante realizar un recorrido a través del Parque Forestal del Valle de los Perales y la Sierra del Viso que cuenta con un Aula de la Naturaleza.

Natural del Viso fue la actriz del Siglo de Oro en el Mesón de la Fruta de Toledo y amante de Lope de Vega, Micaela Luján.