Manzanares

La Leal Villa y Ciudad Fidelísima, situada junto a la autovía de Madrid-Andalucía de gran importancia agrícola, ganadera e industrial y tierra de buenos caldos. Es una de las más destacadas poblaciones de la Mancha, importante cruce de caminos ya desde época romana. Perteneció primero a la Orden de Santiago hasta que pasó a la de Calatrava en 1239. En esa fecha se construyó el castillo de Pilas Bonas, uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad y que ha sido recuperado recientemente y en el que se estableció la Encomienda de Manzanares; conser5va la torre del homenaje, la plaza de armas y la antigua capilla, entre otros elementos.

El edificio más notable es la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción, construida a finales del siglo XIV y principios del XV pasando por distintas fases hasta el siglo XVIII, situada en la plaza principal. Se trata del templo más grande de toda la diócesis de Ciudad Real, ya que a la imponente nave central de 1.200 m2 se suma el espacio de cinco capillas de gran tamaño, además de la sacristía, ante-sacristía, archivo… El elemento más emblemático es la portada plateresca proyectada por Enrique Egas el Mozo, ejemplar del siglo XVI con un tímpano con relieve de la Asunción, Dios Padre y ángeles músicos. La iglesia parroquial fue declarada Bien de Interés Cultural con la categoría de Monumento el 8 de octubre de 1991.

De la arquitectura religiosa se puede destacar el convento de Concepcionistas Franciscanas Descalzas, cuya iglesia es de finales del siglo XVI con reformas del XVII y XVIII; la ermita de la Vera Cruz, cuyo interior alberga las imágenes del Cristo de la Vera Cruz y de Nuestro Padre Jesús del perdón, patrón de la ciudad.

La arquitectura civil está representada por su Ayuntamiento, un edificio de los años 20 del pasado siglo. Y el Gran Teatro, una construcción de 1995 siguiendo los planos del construido en 1911 y demolido en los años setenta. En el casco antiguo se conservan algunas casas de los siglos XVII y XVIII y una más popular llamada Casa del Santo, en esquina, con patio interior y balconcillo de madera; la casa del Marqués de Salinas… La arquitectura industrial está representada por su antigua fábrica de harinas.

En su famosa plaza de toros, edificada en 1900, en 1934 murió Ignacio Sánchez Mejías al que Lorca le dedicó estos emotivos versos:

 

A las cinco de la tarde.

Eran las cinco en punto de la tarde.

Un niño trajo la blanca sábana

a las cinco de la tarde.

Una espuerta de cal ya prevenida

a las cinco de la tarde.

Lo demás era muerte y solo muerte

a las cinco de la tarde.

El viento se llevó los algodones

a las cinco de la tarde.

Y el óxido sembró cristal y níquel

a las cinco de la tarde.

 

El Museo Manuel Piña es un espacio para mostrar y difundir la obra de este diseñador manzanareño, una de las figuras más relevantes de la moda española desde finales de los años 70 hasta principios de los 90 del siglo XX. Las colecciones del museo son donaciones de la familia del creador, así como aportaciones de colaboradores y amigos. El museo expone vestidos y complementos, fotografías y vídeos, y además se aloja en un espacio singular: las antiguas bodegas de una casa solariega, dentro del Centro Cultural Ciega de Manzanares, poetisa del siglo XIX nacida en la localidad.

De gran interés es el Festival Internacional de Teatro Contemporáneo Lazarillo, que se viene desarrollado desde 1971 en la última quincena de agosto.

A principios del mes de julio, tiene lugar la Feria Nacional del Campo (FERCAM), una de las exposiciones agrícolas más antiguas del país, puesto que se viene celebrando desde 1960, y que por su importancia y volumen comercial, se sitúa en la cabeza de los encuentros agrarios y ganaderos más importantes.

No puedes dejar de visitar el Museo del Queso Manchego, el único en todo el mundo dedicado únicamente a este rico manjar, en el que se apuesta por dar a conocer la amplia tradición que la localidad posee a cerca de la elaboración de este famoso producto. Además aquí se celebra Feria Nacional del Queso, una cita ineludible en el mes de abril que refuerza la importancia de este producto en la comarca.