Mota del Cuervo

Es conocida turísticamente como El Balcón de la Mancha, se encuentra enclavado en el centro de Castilla-La Mancha, con una distancia casi equidistante a todas las capitales de provincia de la región (salvo Guadalajara). Ha sido desde antiguo un importante cruce de caminos, entre la ruta que unía Toledo y luego Madrid  con Levante y la ruta entre  Cuenca y el sur. Su rasgo más característico son sus siete molinos de viento que se sitúan en la loma a cuyos pies se asienta el pueblo; estos, junto con los de poblaciones como Campo de Criptana, Consuegra, Puerto Lápice o Alcázar de San Juan entre otros, dan la típica imagen de la Mancha de don Quijote

Su conjunto urbano cuenta con calles, edificios y espacios de gran valor, estructurándose en torno a las plazas del Ayuntamiento y de Cervantes. Se conservan un gran número de casas señoriales de los siglos XVI al XVIII, con escudos y fachadas típicas de la arquitectura manchega. La casa del Conde Chico de Guzmán es un edificio rectangular en esquina. Muy peculiar es la plaza del Mercado o del Coso, pues durante muchos años albergó los espectáculos taurinos, en ella se encontraba el horno del pueblo.

De su patrimonio debemos destacar la iglesia parroquial de San Miguel Arcángel, de los siglos XVI-XVII, que tiene una torre de dos cuerpos y dos portadas de carácter renacentista, conserva una buena colección de orfebrería, tallas… La ermita de San Sebastián, de la segunda mitad del siglo XVI, el antiguo Hospital de los Pobres, de los siglos XVI-XVII, una construcción de la Orden de Santiago, de la que solo se conserva la capilla muy devaluada. El Ayuntamiento ocupa un antiguo convento de franciscanos, el despacho del Alcalde ocupa la antigua capilla. Cuenta además con dos ermitas, la de Santa Ana en la carretera de Quintanar de la Orden y la de Nuestra Señora del Valle en la carretera de los Hinojosos

Es tradicional en Mota del Cuervo la fabricación de cántaros y otros utensilios de alfarería, oficio practicado aquí por las mujeres conocidas como “cantareras”

Su principal fiesta es la de la patrona, Nuestra Señora de la Antigua de Manjavacas, declarada de Interés Turístico Regional. Se celebra el primer y tercer domingo del mes de agosto y consiste en traer y llevar corriendo a la Virgen en romería desde su ermita  a 7 kilómetros del núcleo urbano.

En su término se encuentra el conjunto lagunar de Manjavacas, declarada Reserva Natural en 2001, además de Reserva de la Biosfera y está incluida en la lista de Humedales de Importancia RAMSAR y en la red Natura 2000. Cuenta con cuatro lagunas endorreicas, semipermanentes de carácter salino y sus nombres son: Alcachozo, Sánchez Gómez, la Dehesilla y la de Manjavacas, la primera en el término municipal de Pedro Muñoz. Cuenta con una pista forestal que la circunda y con observatorios.