Ruidera

El Parque Natural de las Lagunas de Ruidera, ocupa una extensión de 3.772 hectáreas que conforman una de las zonas lacustres más importantes de la Península Ibérica. Se trata de una sucesión de 15 lagunas de tamaño mediano o pequeño que discurren a lo largo de 30 kilómetros de terreno compartido entre las provincias de Albacete y Ciudad Real y pertenecen a los términos municipales de Ossa de Montiel, Argamasilla y Villahermosa, y desde la primera a la última existe un desnivel de 120 m; cada una recibe un nombre, según remontamos nos encontramos con la Cenagosa, la Celadilla, Cueva Morenilla, Laguna del Rey, La Colgada (con bellísimas cascadas y que comparten dos provincias limítrofes), Santos Morcillo, Batanas, Salvadora, Lengua, Redondilla, San Pedro, Tinaja, Tomilla, Conceja y la Blanca.

Las diferentes lagunas que lo componen se encuentran unidas entre sí por pequeños arroyos y cascadas que se abren paso a través de barreras naturales de roca sedimentaria travertina, muy habitual en la geología del Parque. Este conjunto lagunar y su entorno disponen de comunidades vegetales típicamente meseteñas entre las que dominan los encinares, que conviven con la sabina albar, olmos, álamos, chopos y un denso matorral compuesto por coscojares, aliagas y espinos; en las orillas aparecen juncos, carrizos o eneas. La riqueza faunística es la propia de los humedales del centro de España, son de especial interés las aves acuáticas como el ánade real, el pato colorado, la focha común, el somormujo, la garceta y el porrón moñudo, y gran cantidad de rapaces como el azor o las águilas culebrera y perdicera, anfibios, nutrias, zorros, conejos, avutardas y sisones.

Existen varias rutas que recorren el parque acercando al visitante a sus atractivos naturales, paisajísticos y culturales; algunas de ellas son la de la Laguna Blanca, la de Don Quijote, la de las Hazadillas o la de la Cruz de las Monjas. Además del senderismo, las lagunas de Ruidera son un lugar más que apropiado para la práctica de otras actividades como la observación de aves o determinados deportes acuáticos.

Ruidera, población que surgió junto al Puente del Rey y la Casa del Rey. El origen del nombre Ruidera no está claro, hay varias teorías pero la que parece más acertada es que el toponimo de Ruidera podría estar ligado al ruido producido por las cascadas que caían de lagunas más altas a otras más bajas. Los orígenes de esta población se remontan a la Prehistoria debido sin duda a las idóneas condiciones habitables del lugar. Podremos encontrar constancia de ello en la Mesa del Almendral donde aún quedan restos de los primeros pobladores y se remontan al periodo del Paleolítico Inferior, aunque es en la Edad de Bronce, cuando aparecen restos visibles, motillas y morras. De la época romana también existen un gran número de yacimientos, villas, casas aisladas, destacando una vía romana que recorría longitudinalmente las lagunas. Entre los años 1213 y 1217 Ruidera pasa a manos cristianas y las órdenes militares de San Juan Santiago administran el territorio de las lagunas.Es en el siglo XVII durante el reinado de Carlos III cuando la zona experimenta un auge importante. Todavía permanecen en pie algunos edificios, junto a la Laguna del Rey, como la casa del administrador de la fábrica de la pólvora, y el canal del Gran Prior, obra de Juan de Villanueva por encargo del Rey, entre otros.