San Clemente

La muy noble, señorial y elegante villa manchega, resumen del espíritu artístico del Renacimiento castellano, al que pertenecen la mayoría de sus edificios más destacables, y que está declarada Conjunto Histórico Artístico.

Estuvo poblada desde muy antiguo y en su término se han encontrado notables restos de construcciones de la dominación romana. Por aquí pasaba la vía que enlazaba Cartagena con Segóbriga, fue fundada en el siglo XII por un caballero del rey Alfonso VI, Clemente Pérez del Castillo y convertida en villa por los Reyes Católicos. Perteneció a las Órdenes Militares como punto defensivo contra los árabes en la frontera castellana.

Su casco antiguo se desarrolla en torno a la Plaza Mayor, donde está el Ayuntamiento, del siglo XVI, construido en dos plantas más torreón, galería porticada con columnas y arcos en la planta baja y ventanales en la otra, en cuyo centro se alza un magnífico escudo imperial; en la actualidad se encuentra ocupado por el Museo de Obra Gráfica; la iglesia parroquial de Santiago Apóstol, de los siglo XV-XVI, de planta basilical con nave central y dos laterales, divididas en cinco tramos. La cabecera y los dos primeros tramos son de estilo renacentista, las trazas se deben a Andrés de Vandelvira; los otros tres tramos son de construcción anterior. Tiene una torre de tres cuerpos con escalera de caracol, así como dos portadas, una por la Plaza Mayor y otra por la Plaza de la Iglesia. Su interior está muy decorado, cuenta con varias capillas laterales y en el altar mayor una magnífica cruz gótica de alabastro, la Cruz del Humilladero, proveniente de la ermita de la Cruz Cerrada, además de varios retablos dignos de mención.

Callejeando podemos descubrir una auténtica villa renacentista conservada en lo esencial: conventos como los de las Trinitarias, las Clarisas, los Franciscanos y la antigua iglesia jesuítica. Edificios públicos como la antigua cárcel, que primero fue cárcel y luego Tribunal del Santo Oficio, es hoy el Centro Cultural Vicente García y el Museo de la Virgen de Rus, la Sala de Exposiciones Municipal, el taller de grabado de la Fundación Antonio Pérez y el Museo de Artes Decorativas Navideñas de San Clemente; el Pósito del siglo XVI, casas y palacios señoriales de los siglos XVI al XVIII, el palacio de Francisco Martínez de Peral, la casa-palacio de Oma, del Marqués de Valdeguerrero, la casa de los Villora o de los Picos, la casa Langreo, la casa de la Reina Mora o del Patata, casa Bris y Ayuso, casa Sandoval, casa Jareño, casa Acacio, o el palacio de Piquirote. El llamado Arco Romano, del siglo XVII, que comunica con la iglesia; y otros edificios religiosos, como la ermita de la Cruz Cerrada, y la de Nuestra Señora de los Remedios. Destacan también la Torre Vieja, del siglo XV, donde se encuentra el Museo de la Labranza, la puerta de la Inquisición y los dos puentes sobre el río Rus.

Por el núcleo urbano se diseminan un gran número de casas populares típicas manchegas, cuya estructura gira alrededor de un patio. La plaza de toros se construyó en 1908.

El Castillo Santiago de la Torre se encuentra al oeste de la población, a orillas del río Záncara. Se trata de un castillo medieval que perteneció inicialmente a la Orden de Santiago, así como al Marquesado de Villena y a los Reyes Católicos. Se encuentra en un lamentable estado de abandono que amenaza ruina.

San Clemente celebra las Fiestas de Nuestra Señora de Rus, su patrona, que están declaradas de Interés Turístico Regional, en una fiesta compartida por toda la comarca. Está considerada como una de las romerías más antiguas, está documentada al menos desde 1540, de mayor tradición y con mayor afluencia de visitantes de Castilla-La Mancha. Cada año la fiesta comienza el Domingo de Resurrección con la subasta de las andas de la Virgen en la Plaza Mayor, al medio día y durante treinta minutos las cuadrillas de postores pujan por hacerse con las andas mediante el sistema tradicional de pujas a la llana. Una vez rematadas las andas de la Virgen, se da comienzo a la subasta durante quince minutos a la subasta de las andas de la Santísima Cruz que acompaña a la imagen en el recorrido y que recae en las cuadrillas más jóvenes del pueblo. Una vez terminada la subasta todo queda dispuesto para el domingo siguiente. Durante el fin de semana antes del Día de Rus, se celebra un Mercado Medieval en la Plaza Mayor y la Torre Vieja.

La noche anterior a la romería, los hortelanos llevan a la hortelana Virgen del Remedio desde la capilla del colegio de Nuestra Señora del Remedio hasta la Iglesia de Santiago Apóstol. La imagen es bailada y piropeada al compás de los pasodobles y pasacalles hasta la entrada de la iglesia. Por la mañana a las 5:30, se celebra una Misa en honor a la Virgen del Remedio. Después se saca la Virgen y se pasea bailando desde la iglesia hasta “El Santo”, pasando por los dos conventos que se encuentran en este recorrido. La imagen se transporta corriendo desde San Clemente hasta la ermita de Rus situada a 9 kilómetros, haciendo un descanso a mitad de camino. Cuando la Virgen del Remedio llega al puente de Rus es bailada a ritmo de charanga hasta la ermita donde se encontrará con la Virgen de Rus. Junto a la ermita, se celebra una Misa con las imágenes de la Virgen del Remedio y la Virgen de Rus. Después se intercambian las imágenes. La Virgen de Rus permanecerá 43 días en San Clemente. El Lunes de Pentecostés se celebra la ceremonia inversa.